Previous
Next

VISITAR > Flor Histórica > Campo Maior Romano

CAMPO MAIOR ROMANO

La Presencia Romana en Campo Maior

La ocupación romana en Campo Maior, territorio ubicado en la carretera Emerita-Olisipo (actualmente Mérida y Lisboa), está atestiguada por hallazgos dispersos, pero sobre todo, por una red de yacimientos arqueológicos bien documentados, entre los que destacan las villas rurales de São Salvador e Argamassas, el yacimiento romano de la «Defesa de São Pedro», el Puente da Enxara y la Presa del Muro. 

 

Junto al río Xévora, en la parroquia de São João Baptista, se encuentra la villa de São Salvador, donde se expusieron varios compartimentos de vivienda, algunos de ellos con mosaicos y murales en muy buen estado.

Las excavaciones arqueológicas realizadas en la villa romana de Argamassas (ubicada en la masía del mismo nombre) confirmaron la importancia de este yacimiento, conocido desde la década de los ochenta. Se trata de una villa de la época imperial romana, cuya finca permite establecer un marcador cronológico muy amplio, situado entre los siglos I y VI y, en algunos compartimentos, una cronología posterior, centrada en los siglos IV / V.

En la «Defesa de São Pedro», en la actual villa de Campo Maior, se realizaron varias intervenciones arqueológicas que evidenciaron la presencia de construcciones romanas que datan del siglo I a los siglos V / VI. Los restos arqueológicos identificados en este sitio indican un área urbana importante.

Ubicada en la parroquia de São João Baptista, la Capilla de São Pedro también fue objeto de trabajos arqueológicos durante los cuales se identificaron restos ocupacionales de la época tardorromana.

PAdemás de los yacimientos mencionados, en Campo Maior se tiene constancia de un gran número de hallazgos aislados de época romana. Ejemplos de ello son los restos dispersos encontrados en Casarões y Herdade da Olivã; el turibulum encontrado en Herdade da Lapagueira; la tumba romana de Valada y la Necrópolis de Monte da Sardinha; los materiales de construcción de Monte dos Surdos, Eiras do Pompílio, Monte dos Castros, Cabecinha de Lebre y Monte da Eira; las inscripciones de Tapadas da Pombinha y São Pedro dos Pastores y también los restos de las presas romanas de Muro, Olivã y Mourinha.

En la antigua provincia de Lusitania, la capital, Emerita Augusta (Mérida), era uno de los principales polos imperiales del sistema vial.

Sabemos que al menos tres rutas salieron de esta ciudad hacia el oeste. La proximidad de Mérida parece justificar la densidad de vías de comunicación en la comarca del Campo Maior durante la época romana. Uno de sus principales elementos de articulación es el nodo vial Ad Septem Aras, mencionado en el Itinerario de Antonino.

Cerca del yacimiento romano de São Pedro, junto a la Misericórdia de Campo Maior, se descubrieron dos hitos que podrían establecer una conexión entre este yacimiento y la antigua red de carreteras. En este punto, finalmente se cruzarían tres rutas: la carretera secundaria que uniría Ad Septem Aras con Via Ebora-Emerita Agusta, Via 14 Olisipo-Emerita Augusta y Via 15 Olisipo-Emerita-Augusta.

En el municipio de Campo Maior, cerca de Ouguela y el Santuario de Nossa Senhora da Enxara, hay vestigios de un puente cuya cronología aún no se ha establecido. Se trata de un monumento bastante ruinoso que habría servido para cruzar el río Xévora, en una zona coincidente con el itinerario de la ruta romana que unía Emerita Augusta con Olisipo. El puente de Nossa Senhora da Enxara sobre el río Xévora forma ahora parte del itinerario de los Puentes Históricos del Alentejo.

Los Caminos romanos

La construcción de una red de carreteras que garantizara la conexión entre las principales unidades políticas y administrativas constituyó una de las inversiones más importantes del Imperio Romano.

El recorrido del viajero, por estos caminos pavimentados con grandes losas de piedra, estaba salpicado de columnas cilíndricas (hitos) que indicaban las distancias entre las principales ciudades, así como el nombre del emperador que había ordenado erigirlas. Muchos caminos de esta época se establecieron en caminos que existían antes de la llegada de los romanos, no todos fueron asfaltados y sirvieron para hacer la conexión.

Entre los asentamientos más pequeños, estos se denominaron «carreteras secundarias»..

Otro aspecto que caracteriza el sistema viario de la época romana es la adopción de soluciones eficaces para cruzar cursos de agua, como los puentes. Solo las carreteras principales tendrían puentes de piedra que cruzaran los ríos. En la mayoría de los casos, los cursos de agua fueron transpuestos por bote, vado o por medio de plataformas de madera colocadas siempre que las orillas del río, así como el caudal, lo permitían.